5ª JORNADA

 

Tras la famosa y épica Guerra del Peloponeso y después de formar parte de la llamada “Expedición de los Diez Mil”, que tenía como objeto el derrocar al entonces rey de Persia Artajerjes II, y después de regresar a Grecia, el gran historiador, militar y filosofo griego Jenofonte, se enroló en las huestes del rey espartano Agesilao II con el objetivo de proteger y defender las ciudades griegas de Asia Menor del ejército persa. Sin embargo aquella alianza se rompió  y Esparta fue quien acabó enfrentándose a aquellas potencias griegas que se olvidaron que quién realmente debía caer primero, eran los persas.

Justamente una actitud similar la hemos podido presenciar en la quinta jornada de nuestro Campeonato donde la “alianza griega” no ha hecho sino permitir que el ejercito persa, escenificado en los “Blacks de Nereo” cobren mayor distancia en la clasificación si cabe, merced a las luchas fraticidas entre Orsipo y Linceo (con victoria de aquellos sobre estos, a quienes además arrebataron la segunda posición) y la batalla librada entre Ulises y Frástor con victoria para los primeros por 5 tantos a 2. Por fin en este partido descubrimos la capacidad goleadora, hasta ahora en el invernadero, de mi buen amigo Mikel, que estrenó su casillero con un tanto de los denominados “de bandera”. ¡Bien por Mikel!.

Astilo protagonizó la goleada de la jornada al vencer por 9 a 5 al Crisón del Sargento de Hierro Díaz Guerras, con tres goles de Jaime González que le consolidan como máximo artillero del Campeonato.

Aunque a priori no fuera el duelo más atractivo de la jornada, el encuentro de Failo frente a Torcal, nos dejó el duelo más reñido y, si cabe, la representación más clara de que los Jenofontes del tapete verde tienen que librar sus propias batallas para poder optar a empresas mayores con ejércitos más engrasados. Si bien es cierto que Failo no pudo ceder el farolillo rojo, no es menos cierto que un gol en propia meta del cuadro “Oranje” de Torcal, animó un partido que a punto estuvo de caer del lado de los campeones del año pasado.

Por último el ejército persa de los Blacks de Nereo destrozó a las hordas griegas de Quionis endosándoles un contundente 4 a 0 dando un rotundo golpe de efecto que les permite aumentar la distancia con el segundo clasificado, que pasa a ser de 5 puntos.

Jenofonte al final supo reconocer que “El mando y señorío es de aquellos que vencieron la batalla” pero olvidó que quien realmente ostenta esos dos epítetos tiene que ser el que a la postre resulta vencedor de la guerra. Por ello nos permitimos dar un consejo para aquellos que piensen que son ya virtuales poseedores de aquellas dos cualidades que el propio Jenofonte descubrió tarde: “La alabanza es el más dulce de los sonidos” pero también… el más peligroso de los venenos.

 

Andy/7

Sitio de búsqueda