9ª y 10ª JORNADA

Poco podría imaginar Filipo II de Macedonia, tras conseguir la unificación de las ciudades-estado griegas, que tras su asesinato en el año 336 a.C a manos del capitán de su guardia, el pérfido Pausanias, ocurrida durante la boda de su hija Cleopatra en el gran Teatro de Egas (primera capital del Imperio Macedonio); que su legítimo heredero se lanzaría en pos de el gran sueño de su vida pasando a engrosar las páginas de la Historia, como uno de los líderes militares más grandes que poblaran este planeta. Ni tan siquiera el propio Pausanias pudo llegar a imaginar lo que, con su poco honorable gesto, plagado de un mal entendido patriotismo, desencadenó. No llegó a paladear las verdaderas consecuencias de su terrible acción, ya que inmediatamente después de cometerla, fue perseguido y ejecutado por los exaltados hetairoi (literalmente “los compañeros” ) que constituían la caballería de élite del ejército macedonio. Alejandro III de Macedonia sucedió a su padre y dio cumplido descanso a los deseos de su progenitor al sofocar las rebeliones de los griegos del sur y al conquistar todo el Imperio Persa expandiendo las fronteras de Macedonia hasta la región del Punjab o de “los cinco ríos”. A pesar de todo ello el Magno Alejandro, sufrió en sus propias carnes diversos ataques encaminados a terminar con su vida y así, tras ser salvado por su fiel Clito en la batalla del Gránico frente a los persas y ser herido por un dardo en el hombro en la batalla contra los aspasioi, tuvo que soportar la conspiración de Filotas encaminada a terminar con la existencia del más grande, la traición de su primo Amintas (aliándose con los persas en busca del trono de Alejandro), la conjura de sus propios pajes e incluso, la traición del propio relator de sus aventuras, Calístenes, quien se quitó la vida antes de recibir la represalia de Alejandro. Todas estas insidias tenían como único objetivo acabar con el más grande entre los grandes…

 

Una vez más, parece que los dioses son caprichosos y hacen entremezclar en su marmita, pasajes pretéritos con actuales ingredientes, que nos permiten semana tras semana, engrosar nuestro propio elenco de héroes mitológicos y batallas cruentas sobre el tapete verde. Si alguien encarna como nadie el espíritu alejandrino en nuestra Competición, esos son los “Blacks de Nereo”, quienes han sido proclamados ya oficialmente, campeones de invierno la pasada jornada. Desde aquí honor y gloria a ellos y nuestro más profundo reconocimiento a un equipo, una tribu, capaz de pulverizar todos los registros de la liga. Enhorabuena. Refrendaron esa posición venciendo a un Ulises que en todo momento dio la cara y donde otra pareja de veteranos legionarios, los hermanos Martiarena, brillaron con luz propia marcando los tres goles de su equipo, con especial mención al golazo conseguido por Borja, que como un proyecil lanzado con catapulta, se incrustó en las redes negras, sin que el portero de los blacks pudiera hacer nada por evitarlo. Gran gol. Ulises pasó a ampliar la ya larga lista de Amintas y Filotas que trataron de hacer caer a Alejandro.

 

La sorpresa de la jornada nos la deparó Frástor al arrancar un valioso empate en su partido contra los segundos de la Liga, Orsipo. Esta vez los del Coronel Martínez no pudieron romper el esquema planteado por los hombres del Teniente Quintanilla y el Cabo Triana, y su estrategia de guerra de trincheras tuvo su premio al conseguir el empate final que aleja aún más a Orsipo del primer puesto de la tabla.

 

El Crisón del Sargento Díaz Guerras, se estrelló ante un Failo que por fin consiguió su primera victoria en el Campeonato y que le venció por 9 tantos a 2, liderado por un Javier extraordinario que consiguió marcar en 4 ocasiones. Tiene difícil Failo acceder a los play offs por el título, pero desde luego la senda la ha encontrado. Mientras, Astilo vencía en el campo de al lado por 1 tanto a 0 a un incómodo Linceo, que volvió a contar con uno de los hermanos Dalton y que sin embargo en esta ocasión, no fue decisivo. Por último Quionis pasó por las armas al Torcal del Cabo de segunda clase Carlos Ulecia al derrotarle por 4 goles a 2, con especial mención para Ángel y su doblete.

 

En su lecho de muerte, cuando Alejandro fue preguntado a quién legaría su Reino el pronunció el término Krat’eroi (el más fuerte) Extraña casualidad nos depara el destino. La semana pasada también uno de los nuestros, la araña negra, Tomás, recibió el trono de su padre Tomás el Magno, en el lecho de muerte. Siempre hemos sabido que la araña era grande como persona pero su padre quiso que fuera él quien tirara del carro tras su partida de este mundo. Por eso legó en él esa responsabilidad. Tomás, araña, desde ahora serás apodado “El Grande”. El negro de los Blacks se tornó en luto en honor a tu padre el otro día, sobre el campo, donde diste una lección de tu gloria y de tu saber vencer las dificultades. Por todo ello, araña, el respeto, el cariño y el apoyo de tus hetairoi de la moqueta verde. Tomás eres muy GRANDE. Tu padre estará orgulloso de ti cada vez que te observe desde el cielo, donde reposan los que en esta batalla de la vida, supieron mantenerse firmes. Descanse en paz Tomás el Magno. Siempre contigo.

 

Andy/7

 

Sitio de búsqueda